martes, 11 de junio de 2013

No es un adiós.

Aunque todo haya acabado, tengo la necesidad de decirte lo tonto que has sido haciendo todo esto, diciéndome que era la única, que me querías, que jamás iba a haber un 'adiós', prometiéndome un 'siempre' que los dos sabíamos que no se iba a cumplir en ningún momento. Pero aún así, todo seguía, y supongo que esto ha llegado a su fin, al punto en el que tanto las sonrisas como las peleas se convierten en recuerdos. No digo que hayas sido un error, simplemente pienso que para seguir como estábamos, mejor cada uno por nuestro lado. Por si el destino decide que nos volvamos a encontrar, hasta otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario