lunes, 24 de junio de 2013

Por aquí te echamos de menos.

Pensaba que era mentira, que no podía ser, que como te ibas a ir si era todo perfecto, pero no, hoy ya no estás aquí, y nunca vas a volver, pero en cierto modo nunca vas a volver porque lo importante de ti no se va a ir. Es una sensación muy rara, todos te echamos de menos, tendrías que haber estado aquí para ver a toda la gente que te quería y te van a seguir queriendo, a todos los que se preocuparon, a todos los que nos han ayudado estos días. Sé que no es el final de nada, porque nos volveremos a ver, pero te prometo que esto es muy difícil, aunque también te prometo que con  esto nos vamos a hacer fuertes y cuando te recordemos va a ser con sonrisas, porque eras el mejor, y siempre lo vas a ser. Has dejado un hueco muy grande que nadie va a llenar. Te queremos muchísimo. 19.

domingo, 16 de junio de 2013

No quiero algo perfecto.

Puede que no seas algo perfecto, ni alguien perfecto, puede que ni siquiera te acerques a la perfección.
Realmente, ¿qué es eso? y...¿quién coño quiere algo perfecto? Si ya sé que se te olvidará casi siempre darme los buenos días por las mañanas. Sé que nunca vas a decirme exactamente lo que quiero oír. Seguramente tendré que repetirte las cosas cien veces y aún así no las recordarás. Me vas a hacer ponerme nerviosa y gritar. Jamás se te va a ocurrir aparecer en la puerta de mi casa, aunque lo pienses. Y por supuesto que no tienes ni idea de provocar un amanecer. Y qué importa si no entiendo ni la mitad de lo que dices, si cruzarme contigo no es lo mejor que me ha pasado en la vida, pero se acerca.

martes, 11 de junio de 2013

No es un adiós.

Aunque todo haya acabado, tengo la necesidad de decirte lo tonto que has sido haciendo todo esto, diciéndome que era la única, que me querías, que jamás iba a haber un 'adiós', prometiéndome un 'siempre' que los dos sabíamos que no se iba a cumplir en ningún momento. Pero aún así, todo seguía, y supongo que esto ha llegado a su fin, al punto en el que tanto las sonrisas como las peleas se convierten en recuerdos. No digo que hayas sido un error, simplemente pienso que para seguir como estábamos, mejor cada uno por nuestro lado. Por si el destino decide que nos volvamos a encontrar, hasta otra.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Carta de Hache a Gin.

- Es el momento de escribirte lo que nunca fui capaz de decirte, aunque sea tarde, describir lo que ha sucedido en una carta que no te voy a mandar, que no vas a recibir nunca, que como tú me enseñaste, en cuanto acabe de escribirla la quemaré, mis sentimientos se pondrán a arder, y así el dolor...¿cómo era? ¿cómo decías tú? ah ya, así el dolor no se te queda tan dentro. Esta vez solo quiero ser claro, sería un imbécil si no gritara que me he equivocado contigo, que la he cagado pero bien, desde el principio, que he intentado avanzar sin apartar antes las cosas que me lo impedían, agarrado al pasado, mirando para atrás, queriendo olvidar pero sin parar de recordar...puf, que locura Gin...empeñado en quedarme ahí, en medio de un lado y de otro, sin perdonar, sin perdonarme, sin avanzar. ¿Dónde está el secreto del futuro, Gin?. Puede que esté en fijarse bien, y en avanzar, mirarnos cerca, más, tan cerca que lo borroso se vuelve nítido, se vuelve claro. ¡Claro! Hay cosas que pasaron antes, mucho antes. No quiero esperar milagros, solo que las cosas pasen, o no, si, no, si, no, si, no... Yo ahora lo tendría claro, pero ahora no depende de mi, sino de ti. Te quiero.